galletas realfood de mantequilla

Galletas realfood de mantequilla

¿Es posible preparar unas galletas de mantequilla saludables? ¡Pues sí! Porque como bien explica Carlos Ríos en este artículo sobre la matriz de los alimentos, la mantequilla, a la que se ha criticado hasta la saciedad por su cantidad de grasa, “también lleva vitamina K, muy importante para la salud cardiovascular, además de ácido linoleico conjugado que mejora inflamación sistémica, ácidos grasos de cadena corta que potencian la saciedad y demás componentes beneficiosos que, no aislados sino todos juntos en su matriz, hacen de la mantequilla un alimento real que no ha demostrado ser perjudicial para la salud”. Así que yo quería hacer mis propias galletas realfood y me puse a experimentar.

Y para que fueran galletas realfood de verdad, no podían estar endulzadas con otra cosa que con pasta de dátiles, lo cual supuso un auténtico reto a la hora ajustar el resto de ingredientes ya que, como os podréis imaginar, no tiene nada que ver con el azúcar.

Para mi gusto lo ideal es hacerlas muy finitas (en el horno la mantequilla se expande y crecen un poquito). De esta forma conseguiremos que queden crujientes (también es importante el punto de cocción, eso os lo cuento en el paso a paso), si no pues quedarán más tirando a blanditas, pero también muy ricas. Así que no seamos impacientes y queramos hacerlas más gorditas para acabar antes. A mí me salieron 43 galletas realfood (más bien pequeñas), que hice en dos tandas de horno, y que obviamente me fui comiendo de poco en poco ya que duran unos diez días en buenas condiciones.

Ingredientes

  • 240 gr de harina integral
  • 110 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 130 gr de pasta de dátiles
  • unas gotitas de esencia de vainilla

Preparación de las galletas realfood de mantequilla

1. Si no tenemos la pasta de dátiles lista, lo primero será prepararla. Aquí tenéis la receta.

2. Y ahora ya sí, ponemos en un bol la mantequilla y la batimos un poco con las varillas eléctricas.

Es importante que la mantequilla esté a temperatura ambiente, pero si no nos hemos acordado de sacarla de la nevera con tiempo, podemos trocearla y darle un toque de microondas a temperatura mínima, no tiene que estar derretida sino con textura pomada.

3. Echamos la pasta de dátiles y la vainilla. Batimos hasta obtener una mezcla homogénea.

4. Añadimos la mitad de la harina e integramos con las varillas. A continuación echamos el resto de la harina y amasamos con las manos unos minutos, estará lista cuando veamos que la masa ya no se pega a los dedos.

Tapamos con papel film y metemos a la nevera media hora.

5. Pasado este tiempo, vamos cogiendo trozos de masa, estirando bien con el rodillo de forma que quede una capa lo más fina posible. Lo más cómodo para estirarla es ponerla entre dos trozos de papel de hornear, como veis en la foto.

galletas realfood con mantequilla

Y de ahí cortamos con un cortapastas las galletas que nos salgan.

galletas realfood

Las pasamos a la bandeja de horno cubierta de papel de hornear, devolvemos los bordes sobrantes a la bola de masa y de nuevo cogemos otra porción y la estiramos. Así hasta que se acabe la masa.

galletas de mantequilla saludables

Mientras podemos ir precalentando el horno. Yo aprovecho para sacar la rejilla del horno ya que necesitaré que esté fría para el punto 7 😉

6. Cuando tengamos todas las galletas de mantequilla formadas, las metemos en el horno (ya caliente) a 180ºC durante unos 10-12 minutos. Aunque os recomiendo estar pendientes en los últimos minutos, ya que cada horno es un mundo. El punto ideal para sacarlas es cuando veamos que los bordes empiezan a ponerse “morenitos”, de hecho os recomiendo dorarlas un poco más que las de la foto (esas quedaron más bonitas pero menos crujientes).

7. ¿Pensabais que ya había terminado la receta? Pues no, ahora viene un momento muy importante en la vida de toda galleta, dejarlas enfriar adecuadamente. Para eso, las dejamos 2-3 minutos en la bandeja en la que las hemos horneado, y de ahí hay que pasarlas a una rejilla, yo uso la del horno puesta del revés (para que haya un pequeño hueco entre la rejilla y la encimera y corra el aire, si no sería como dejarlas sobre cualquier otra superficie plana). Que no queden muy juntas entre sí.

Y ahora sí ¡a disfrutar de nuestras galletas de mantequilla saludables!

Para conservarlas lo ideal es guardarlas en una lata de galletas o un recipiente de cristal hermético.

Sin comentarios

Publicar un comentario