Tarta de Harry Potter

Tarta de Hagrid (para una fiesta de Harry Potter)

Vale, esta es la segunda tarta de Harry Potter que publico, lo cual creo que dice algo sobre mis gustos 😉 La anterior, tenía forma de rayo a petición de mi sobri, porque la hicimos juntas.

Esta vez la hice para su cumpleaños, porque cumplía nada más y nada menos que 11 años (que como todo el mundo sabe, es cuando uno recibe la carta para ir a Hogwarts). Así que le montamos una fiesta de Harry Potter con pruebas y copa de las casas incluida. Y como no, no podía faltar la tarta que Hagrid le hace a Harry cuando cumple los 11, con sus faltas de ortografía y sus grietas incluidas. Fue de esas “creaciones” que uno no puede dejar de mirar 😛

Por dentro, al igual que en la otra tarta de Harry Potter, aposté por la tarta de chocolate que siempre triunfa, esta vez con unas fresas en medio que “hacían juego” con la cobertura de fresa.

Ingredientes (para al menos 10 muggles)

– Para el bizcocho de chocolate:

  • 200 gr de harina
  • 3 cucharaditas de levadura
  • 30 gr de cacao en polvo
  • 130 gr de chocolate
  • 330 ml de agua
  • 4 huevos
  • 165 gr de mantequilla (a temperatura ambiente)
  • 300 gr de azúcar

 

– Para el relleno:

  • 300 gr de fresas (en mi caso congeladas)
  • 200 ml de nata para cocinar
  • 125 gr de chocolate

 

– Para la cobertura:

  • 550 gr de queso crema (tipo Philadelphia)
  • 200 gr de chocolate blanco
  • otros 300 gr de fresas (congeladas también)
  • colorante verde (yo mezclé amarillo y azul)
  • colorante rojo (opcional)

Preparación de la tarta de Harry Potter

1. El día anterior me dejé hecha la cobertura de la tarta por adelantar, y para el día siguiente estaba con una textura perfecta. Para ello derretimos el chocolate blanco troceado en el microondas, removiendo cada 30 segundos para evitar que se queme. Ponemos en un bol el queso crema con el chocolate blanco y lo mezclamos bien con la batidora. A continuación separamos una pequeña porción de la mezcla y lo teñimos con el colorante verde (para las letras). El resto lo batimos con las fresas (las había dejado en la nevera para que se descongelaran) y, si vemos que es necesario, añadimos unas gotitas de colorante rojo para darle más color (yo eché solo 3 o 4).

2. Preparamos los bizcochos, para eso lo más cómodo es contar con varios moldes del mismo tamaño (en mi caso tres de 20 cm de diámetro). Empezaremos mezclando la harina con la levadura y el cacao en polvo, reservamos. Por otra parte, derretimos el chocolate con el agua en un cazo a fuego medio.

3.  En un bol, mezclamos con las varillas la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar, y vamos echando también los huevos. A continuación añadimos la mezcla de harina con levadura y cacao, tamizándola con un colador. Y por último echamos la “sopa de chocolate”. Mezclamos bien hasta obtener una masa homogénea y la volcamos en los moldes, bien engrasados y/o con papel de hornear en la base.

4. Metemos al horno, previamente precalentado, y horneamos a 160ºC durante unos 45 minutos. Una vez hechos los dejamos enfriar bien antes de desmoldar (yo esperé un par de horas).

5. Mientras, haremos una ganache de chocolate para el relleno, en este caso eché más nata que chocolate (no es lo habitual) para que quedara con una textura ligera. Para eso ponemos la nata en un cuenco y la calentamos al microondas. Y ya solo quedará añadir el chocolate troceado y remover bien para que se derrita con el calor de la nata.

6. Por fin toca montarla: ponemos una capa de bizcocho, una de fresas troceadas y un poco de ganache de chocolate. Otra vez bizcocho + fresas + ganache, para terminar esta vez poniendo el último de los bizcochos.

Tarta

Tarta de chocolate

Otra opción es rellenar la tarta con el frosting de fresa de la cobertura. Yo no lo usé en el relleno por miedo a quedarme corta para la cobertura, pero me hubiera llegado de sobra con estas cantidades.

7. Ahora a cubrirla con el frosting de fresa, y lo guay de la tarta de Hagrid es que no es perfecta, eso sí, que quede bien cubierta de rosa y no asome nada de chocolate 😉

8. Y por último faltará poner las letras verdes (poniendo el nombre del cumpleañero), con ayuda de una manga pastelera con una boquilla finita. Y lo mismo, en la imperfección está la clave, así que sin presión. Como toque final le podéis hacer las características grietas de la tarta de Hagrid, de forma superficial, claro.

Tarta de Hagrid

Como veréis, en el último momento la blonda que había al principio “ha desaparecido”, y no es que haya hecho magia con la varita de Harry, es que después de rellenar y cubrir la tarta la blonda quedó bastante sucia, así que la recorté 😛

Si quieres revivir tu infancia y te animas a hacer esta tarta de Harry Potter ¡manda fotos! Que mola mucho.

Sin comentarios

Publicar un comentario