Tarta de chocolate_Rayo de Harry Potter

Tarta de chocolate – Rayo de Harry Potter

¡Hola! El finde pasado se vino mi sobrina a casa a dormir y al día siguiente fuimos al cine a ver “Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald”. Cuando lo planeamos me comentó que quería que hiciéramos juntas una tarta de Harry Potter, concretamente con forma de rayo. Me puse a pensar cómo hacerla para que quedara chula pero sin usar fondant (que no me gusta nada). Y buscando buscando encontré un colorante dorado en polvo, que además tenía un dosificador muy cómodo. Así que mi idea fue hacer una tarta de chocolate, con mi súper receta de bizcocho de chocolate, mermelada de melocotón como relleno y una cobertura de chocolate, que una vez fría cubrimos con el polvo dorado.

Al final la tarta de chocolate quedó muy mona, pero sobre todo ¡muy rica! Y pasamos un finde bastante “potteriano”, con pelis, libros, y juegos de Harry Potter de por medio 😛

Bueno y ya paso a contaros cómo hicimos nuestra tarta rayo de Harry Potter, veréis en las fotos que esta vez el mérito de la receta no es mío en absoluto 🙂

Por cierto, os dejo la plantilla que usé para darle forma por si la queréis imprimir, pincha aquí para descargarla.

Ingredientes

Para los bizcochos de chocolate:

  • 130 gr de chocolate negro para fundir
  • 330 ml de agua
  • 4 huevos
  • 300 gr de azúcar
  • 160 gr de mantequilla
  • 200 gr de harina integral
  • 33 gr de cacao puro en polvo
  • 8 gr de levadura en polvo

 

Para el relleno:

  • mermelada de melocotón

 

Para la cobertura:

  • 200 ml de nata líquida
  • 220 gr de chocolate negro para fundir
  • 40 gr de mantequilla sin sal
  • 4 cucharadas soperas de agua

 


Preparación

1. Empezaremos por hacer la masa del bizcocho de chocolate. Para ello lo primero será mezclar la harina, con la levadura y el cacao en polvo. Ponemos a precalentar el horno a 160 ºC.

tarta de Harry Potter

2. A continuación ponemos en un cazo a fuego medio los 130 gr de chocolate con 330 ml de agua y vamos removiendo hasta que el chocolate se haya derretido, sin que llegue a hervir. Cuando esté retiramos del fuego.

3. En un bol mezclamos la mantequilla a temperatura ambiente (tiene que estar blandita) con el azúcar, con la ayuda de unas varillas eléctricas (y si no tenemos pues manualmente). Después echamos los huevos y seguimos mezclando.

4. Añadimos poco a poco al bol los ingredientes secos, es decir, la harina con levadura y cacao, mezclando bien. También echaremos la sopa de chocolate y terminamos de batir, hasta tener una masa homogénea y sin grumos.

tarta harry potter

5. Repartimos en dos moldes redondos iguales, de los desmontables (estos eran de 20 cm de diámetro). Metemos los moldes al horno y dejamos durante unos 40 minutos a 160ºC, hasta que veamos que al pincharlo con un palillo éste sale seco.

Tarta de chocolate

6. Cuando estén hechos los bizcochos, los sacamos del horno y dejamos enfriar muy pero que muy bien. Cuando estén fríos los desmoldamos con cuidado.

Bizcocho de chocolate

7. Ahora toca el montaje. Yo le corté la “barriga” solo a uno de los bizcochos, porque el otro quedó algo más planito y no me importaba que tuviera algo de relieve, pero si queréis podéis cortar la parte de arriba a los dos.

8. Ponemos el bizcocho planito sobre un plato (no el definitivo), extendemos por encima una capa de mermelada y a continuación colocamos el otro bizcocho.

9. Recortamos una plantilla que nos sirva para hacer la forma del rayo (pincha aquí para descargar la que hice yo). La colocamos sobre la tarta y la vamos cortando con cuidado para darle la forma de rayo. Parte de los “recortes” nos los fuimos comiendo mientras terminábamos la tarta…y el resto ¡para el desayuno!

10. Ahora ya toca ponerse a hacer la cobertura. Para eso mezclamos la nata con el chocolate troceado en un cazo a fuego medio y cuando se haya derretido añadimos la mantequilla y el agua, mezclamos bien y retiramos del fuego.

11. Vertemos el chocolate para cubrir bien la tarta. Para los laterales os tendréis que ayudar de una espátula pequeña o una cuchara de forma que quede todo bien cubierto, pero mi recomendación es que la parte superior ni la toquéis, que echándole el chocolate por encima ya queda bien y en cambio cuando empezamos a tocarla suele quedar menos lisita.

12. Ahora, con mucho cuidado y ayudándonos de una espátula, pasamos la tarta al plato definitivo. Dejamos que se enfríe a temperatura ambiente y después media horita más en la nevera.

13. Y ahora sí, llegó el momento de echarle el brillibrilli a nuestra tarta de chocolate. El que yo compré tenía un aplicador similar al de un spray así que era muy fácil, el truco era no echarlo muy de cerca para evitar pegotes.

¡Espero que os haya gustado tanto como a nosotras esta tarta de Harry Potter!

Yo quise hacer la tarta de chocolate porque (además de ser mi favorita) es la que suele tener más éxito, pero en realidad podéis usar el bizcocho y el relleno que queráis, siempre que la cobertura quede lo suficientemente sólida como para luego poder espolvorear el colorante dorado.

 

Sin comentarios

Publicar un comentario