leche frita vegana

Leche frita vegana

¡Hola! Después de los huevos de chocolate de la semana pasada, vengo con más dulces de Semana Santa: os voy a contar cómo hacer leche frita. Aunque yo creo que es una receta menos estacional que por ejemplo las torrijas, ya que sí que he encontrado alguna vez leche frita fuera de estas fechas.

Llevo una temporada experimentando mucho con todo tipo de dulces y postres veganos, para mí es como un reto adaptar recetas para que no lleven ningún ingrediente de origen animal. Por ejemplo, estuve haciendo pruebas para veganizar la mona de Pascua (la típica valenciana con su huevo en medio, que en este caso iba a ser de chocolate). Pero este tipo de masas todavía se me resiste, no sé qué falló pero la masa no creció todo lo que debería y luego se quedó muy seca. Lo mismo me pasó con un intento de roscón de Reyes vegano, y es que al fin y al cabo son masas muy similares.

Así que quise hacer mi leche frita vegana, ¡y no puedo estar más contenta con el resultado! Las diferencias son tan mínimas como cambiar la leche de vaca por leche vegetal y usar harina de esa que venden en todos los supermercados para rebozar sin huevo.

Venga, que os cuento ya mi receta de leche frita, espero que os guste mucho.

Ingredientes (para unas 10 porciones de leche frita)

  • medio litro de leche vegetal (yo usé de soja sin azúcar añadido)
  • 80 gr de maicena
  • la cáscara de medio limón (sin la parte blanca)
  • 75 gr de azúcar (y un poco más para espolvorear al final)
  • canela en polvo
  • harina para rebozar sin huevo
  • aceite de oliva

Preparación

1. Ponemos en un vaso la maicena, lo terminamos de llenar con leche fría y mezclamos bien hasta que no queden grumos.

2. Vertemos el resto de la leche que nos queda a calentar en un cazo junto con la cáscara de limón, los 75 gr de azúcar y un poco de canela. Dejamos hervir un minuto, retiramos del fuego y la colamos.

3. Ponemos a fuego medio la leche colada y la mezclamos con la mezcla de maicena que habíamos preparado. Removemos constantemente hasta que vaya espesando, con la textura como la que veis en la foto.

leche frita casera

4. La vertemos en un táper o recipiente rectangular, donde haya suficiente espacio para que quede aproximadamente con un dedo de altura. Si hace falta la podéis repartir en varios recipientes.

5. Dejamos templar y la metemos en la nevera un rato, hasta que veamos que está bien cuajada.

6. A continuación, la cortamos en cuadraditos del tamaño que queramos. Preparamos la harina para rebozar con agua según las instrucciones y ponemos a calentar una sartén con abundante aceite.

7. Rebozamos las porciones, las freímos por ambos lados, dejándolas sobre papel de cocina. Y por último pasamos la leche frita casera por una mezcla de azúcar y canela. Se puede comer caliente o fría 🙂

receta de leche frita

Sin comentarios

Publicar un comentario