pesto vegano

Salsa pesto vegana

¡Hola! Hoy os explico cómo hacer pesto, concretamente pesto genovese, que es el más conocido. Porque, por si no lo sabíais (yo no tenía ni idea), hay varios tipos de pesto con diferentes ingredientes.

Además la que yo hago es una versión de salsa pesto vegana, pero la única variación respecto a la receta original es que le quitamos el queso, sustituyéndolo por levadura de cerveza. Para mi gusto no se nota nada y encima es más saludable.

Esta salsa pesto me encanta para las recetas de pasta vegana, pero también queda riquísima acompañando todo tipo de platos como ensaladas, tostadas, patatas… Y como tengo una planta bien frondosa de albahaca en el jardín, he aprovechado antes de que el frío la ponga pocha.

Venga, que ya os cuento mi receta vegana del pesto.

Ingredientes (salen unos 6 platos de pasta al pesto)

  • 50 gr de albahaca fresca
  • 50 gr de piñones
  • 100 gr de aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • 4 cucharadas de levadura de cerveza
  • sal
  • unas gotas de limón

Preparación

1. Lo primero es separar las hojas de albahaca del tallo, en mi caso fue algo más laborioso porque al cogerla directamente de la planta perdí más tiempo en separar partes secas, hojas más feas, flores…

2. Lavamos muy bien las hojas y las secamos.

3. Ponemos todo en el vaso de la batidora y batimos hasta obtener la textura deseada, que no tiene que ser demasiado fina.

como hacer pesto

A la hora de conservar este pesto vegano yo lo guardo en tarros de cristal que procuro llenar hasta arriba, echando además unas gotitas más de aceite, así evitamos que se oxide la capa de arriba. Otra solución es taparlo con film transparente, que quede totalmente en contacto con el pesto, así también conseguiremos que no se oscurezca la parte de arriba. Aunque no os preocupéis si se oxida un poco, no pierde sabor ni textura y mezclándolo todo bien recupera ese verde tan bonito.

Otra opción es congelarlo, para lo que recomiendo que los tuppers sean pequeños y así sacamos cada vez lo que nos vayamos a comer. En este sentido leí una idea que me gustó y pondré en práctica la próxima vez: congelar porciones en una cubitera y luego pasarlas a una bolsa para congelación (o dejarlas en la cubitera si no la necesitáis vaya).

 

Sin comentarios

Publicar un comentario